Pasar al contenido principal
Casa Nacional del Bicentenario

Casa Nacional del Bicentenario

De acuerdo a las disposiciones vigentes la Casa Nacional del Bicentenario permanecerá cerrada al público. Las visitas presenciales están suspendidas. Para conocer la programación online visitar esta web o las redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram), con el usuario @cnblacasa

La Casa

La Casa Nacional del Bicentenario fue inaugurada en 2010 como un espacio dedicado a la historia argentina. Durante sus primeros seis años, diversas exposiciones dieron cuenta de aspectos relevantes en los dos siglos transcurridos desde la Independencia. Las muestras se concentraban en un tema, persona o aspecto específico para desplegar un guión expositivo en el que confluían la historia y el arte argentino. A su vez, se realizaron numerosos ciclos de música, teatro, danza y cine, además de instancias de formación y talleres abiertos a la comunidad, charlas, presentaciones de libros, y visitas guiadas para escuelas y público en general. Pensada, planificada y desarrollada como un espacio cultural dinámico, abierto, plural y federal, la CNB tuvo como objetivo principal recuperar y celebrar la identidad nacional a través de la reflexión sobre el pasado como herramienta para pensar el presente, y fortalecer el futuro. En la segunda etapa (2016-2019), se llevó a cabo un viraje del proyecto hacia una propuesta expositiva más ligada al arte contemporáneo argentino, logrando destacarse como uno de los más importantes espacios de arte contemporáneo del país.

La CNB depende de la Dirección Nacional de Museos (Secretaría de Patrimonio Cultural, Ministerio de Cultura de la Nación). A diferencia de la mayoría de los museos nacionales, no posee una colección propia, por lo que construye una identidad más plástica y heterogénea. El edificio en el que está emplazada es el resultado de la remodelación y puesta en valor de dos inmuebles de 1913, llevadas adelante con el objetivo de conservar y valorizar la arquitectura original, y de generar espacios e instalaciones acordes a las necesidades específicas de cada exposición. Así, ya desde su estructura formal, la Casa Nacional del Bicentenario materializó lo que sería su impronta: una fachada de comienzo del Siglo XX y un interior de salas que mutan, cambian, se transforman y se acomodan a los requerimientos del arte del Siglo XXI. Pasado, presente y futuro en un solo lugar.

Hoy, la Casa se constituye como un espacio plural y contemporáneo, tanto por sus lineamientos artísticos como por los debates urgentes sobre los que se propone reflexionar. ¿Es este el planeta que queremos? ¿Son nuestros consumos sustentables? ¿Tenemos la necesaria superficie verde por habitante? El ambientalismo es una de las cuestiones que nos interesa abordar, así como la agenda transfeminista y diversa. Queremos un mundo más habitable para todos, todas y todes; y accesible, porque ese también es un derecho. En este sentido: aprobada la ley de interrupción voluntaria del embarazo, ¿cómo garantizar que se respete a lo largo y ancho del país? ¿Cómo avanzar en el cupo laboral trans y travesti incluso en el sector privado? ¿Se pueden pensar distintos usos del cannabis desde una mirada desprejuiciada y contemporánea? Visibilizar y promover estas discusiones tan actuales, que atraviesan y conforman la cultura, nos convoca sobremanera.

El arte es una herramienta de transformación. Las exposiciones serán protagonistas en los espacios de nuestra CNB -algunas en sinergia con otras instituciones-, pero también la llenaremos de cine, teatro, danza, música y arte sonoro. Diversidad de propuestas culturales y diversidad de ideas, porque creemos que la transformación de la sociedad a través de la interacción entre las artes y las palabras no solo es posible sino que es imprescindible para lograr esa Argentina más justa con la que soñamos.

El Edificio

El edificio que alberga la Casa Nacional del Bicentenario, ubicado en el número 985 de la calle Riobamba de la Ciudad de Buenos Aires, fue construido hace más de un siglo. Originalmente se trataba de dos construcciones gemelas, con departamentos destinados a la renta, propiedad de Lorenzo Ruiz Saralegui. El plano conservado de 1912 muestra que cada uno de ellos constaba de dos amplias unidades de vivienda por piso. Su estilo arquitectónico estaba inspirado en la tradición académica francesa.

En 1937, los edificios fueron adquiridos por Obras Sanitarias de la Nación para dar vivienda a empleados jerárquicos, que en su mayoría trabajaban en la administración central, ubicada en la misma manzana. El 26 de junio de 1951 se inauguró en la planta baja la Proveeduría Central, en la que los empleados de Obras Sanitarias adquirían productos y contrataban servicios asistenciales. En el acto inaugural, acompañada de autoridades y dirigentes gremiales, Eva Perón dio un discurso desde el balcón del primer piso. Desde 2006, fue adjudicado a la entonces Secretaría de Cultura de la Nación, hoy Ministerio de Cultura de la Nación. 

El Equipo

Dirección
María Fukelman
Asistentes de Dirección: Mercedes Bonanno | Andrea Marchioni


Gestión de Proyectos: Coordinación General: Marcela Roberts. Equipo: Luciano Kaczer | Mariano Sayavedra | Germán Fernández | José Ludovico | Soledad Pérez Tranmar | Marcela Pandullo
Diseño: Coordinación: Cecilia Martínez Aschenazi. Equipo: Emmanuel Orezzo
Educación, infancias y diversidades: Abel Quiroga | Mariana Plá | Maya Mercer
Comunicación: Coordinación: Ariana Ponzo. Equipo: María Zentner | Eva Matarazzo | Gladys Urueña | Diana B. Hoffmann (fotografía)
Diseño, registro y edición audiovisual: María Laura Cali | Ariel Bocco | Florencia Giorgio
Técnica: María José Re Dalinger | Pablo Sánchez Rial | Demián Visgarra
Administración e Infraestructura: Coordinación: Rodolfo Rau. Equipo: Marcelo Rao | Daniela Lopinto | César Sánchez | Ángel Palacios | Sebastián Aguirre | Ezequiel Petralanda | Lucas Romero